Después de hablar sobre cómo descifrar todos los componentes de la factura energética para un consumidor perteneciente al PVPC, queremos hablar del mercado libre. La estructura de sus facturas difiere con respecto al PVPC. Aunque existen unos conceptos que deben aparecer obligatoriamente, las comercializadoras no están obligadas a seguir una estructura en concreto. Por ello, nos centraremos en los elementos en común a todas las facturas del mercado libre, para que puedas descubrir qué estás pagando sin importar cual sea la comercializadora que te suministra.

Elementos principales de la factura en el mercado libre.

  1. Potencia: Al poder elegir la contratación de diferentes potencias en periodo punta y valle, es esencial comprobar que no tenemos asignadas potencias superiores a las necesarias para evitar costes innecesarios.
  2. Periodo de facturación: Suele ser mensual o bimestral. En cualquier caso, se debe especificar los días de inicio y cierre.
  3. Número de factura: Código específico para cada factura, imprescindible para realizar cualquier reclamación si fuese necesario.
  4. Gráficos de consumo: Toda factura del mercado libre debe incluir al menos un gráfico que muestre la evolución de nuestro consumo en el último año. De esta forma, podremos comparar de forma inmediata el importe de la factura actual con el de los últimos meses, junto con el mismo periodo del año anterior.
  5. Enlace a la web de la comercializadora: Se debe incluir un enlace hacia sus respectivos portales, en el cual podremos consultar nuestro consumo diario y horario.

Detalle de la factura

En esta sección se deben incluir los siguientes apartados:

  1. Potencia facturada: El precio de cada potencia contratada normalmente aparece en términos diarios. 
  2. Energía facturada: Este apartado se refiere a la multiplicación de la energía total que hemos usado en el periodo de facturación, multiplicado por su coste. El resultado de esta operación siempre debe ajustarse al precio o la fórmula que hemos adquirido en el contrato. 
  3. Impuesto sobre la electricidad: Actualmente se ha reducido a un 0,5% con respecto al 5% estipulado anteriormente. Todas las facturas deben reflejar este cambio.
  4. Servicios y otros conceptos: Aquí aparecen algunos servicios complementarios, que suelen ser habituales en el mercado libre, aunque son de contratación voluntaria. Los más comunes se refieren al alquiler de equipos de medida, o el servicio de urgencias eléctricas.
  5. IVA: Se aplica para el total de los apartados de la factura. Ante la actual situación del mercado energético, el Gobierno lo rebajó del 21% al 5% si el precio de la electricidad en el mercado mayorista no desciende de los 45€/mWh.
  6. Fecha de finalización del contrato: Esta fecha marca el periodo a partir del cual puedes cambiar de comercializadora sin abonar una penalización.
  7. Empresa distribuidora: Aunque no podemos elegirla, es conveniente conocerla, ya que se encargan de la gestión de incidencias y de realizar las lecturas del contador.
  8. CUPS (Código Unificado del Punto de Suministro): Sirve para identificar tu instalación eléctrica de forma singular. Permanecerá igual, aunque cambies de comercializadora.

Información adicional

Según la normativa actual, las comercializadoras deben ofrecer información complementaria al resto de apartados, que abarca los siguientes aspectos:

  1. Consumo por periodos de facturación: Aunque no se suele mostrar en los gráficos, las comercializadoras del mercado libre están obligadas a comunicar al consumidor el precio por kWh en cada tramo. 
  2. Peajes y cargos: En toda factura del mercado libre, se debe detallar cuánto paga el consumidor por estos costes. Suelen incluir el importe de los peajes de acceso a redes, desglosado en potencia, energía y alquiler del contador. También se mencionan tasas como el IVA o el impuesto a la electricidad, cuyo importe cobrado está detallado en los apartados anteriores.
  3. Información para facilitar las reclamaciones: En este apartado deben aparecer los datos de contacto de la comercializadora para efectuar cualquier reclamación si fuese necesario. Para agilizar el trámite, debemos tener a mano nuestro número de factura, mostrado en los primeros apartados de esta.
  4. Financiación del bono social fijo: El coste de mantener el bono social se traslada directamente a los consumidores. Actualmente, es de 0,036718€/día.
  5. Importe cobrado por el “tope al precio del gas”: Para mostrar este nuevo concepto, las comercializadoras reflejan esta información por separado, en vez de integrarlo en sus precios actuales, tal y como exige la normativa según BOE. 

La clave para aumentar nuestro ahorro si pertenecemos al mercado libre es conocer qué potencias necesitamos para cada periodo. Cabe destacar que está permitido realizar un cambio de potencia al año sin coste.

Es recomendable ajustar la potencia para los distintos períodos y tus hábitos de consumo. De esta forma, podremos reducir de forma notable el coste de cada factura. 

Esperamos que esta información haya podido serte útil para conocer mejor tus opciones como consumidor.

Si deseas seguir informado de cualquier acontecimiento o cambio normativo en el sector energético, únete a la comunidad gemweb.

Acceder

Contacta con nosotros

Consentimiento

noticias

9 + 9 =

Acceder

Gracias por contactar

En breves el equipo de gemweb se pondrá en contacto contigo

Solicita una demo

Consentimiento

noticias

14 + 9 =